miércoles, 17 de abril de 2013

Las Mentiras OVNI del Gobierno de EEUU

Las Mentiras OVNI del Gobierno
Por Stanton Friedman (2005)
 

Resumen

Por casi 60 años el público ha estado escuchando primero sobre platillos voladores y luego sobre OVNIs. La cobertura periodística ha tenido altibajos, pero las encuestas siempre han mostrado un alto índice de interés. Videos, tabloides, y programas de televisión han aportado al tema con una mezcla de ficción y algo de verdad. Desafortunadamente, mucho de lo que nos han dicho los poderes fácticos ha sido falso. Muchas agencias gubernamentales han participado en el engaño y provisto MENTIRAS francas. Entre estas agencias se cuenta el FBI, la CIA, la NSA, la Fuerza Aérea de los EEUU, etc. La prensa y algunos grupos académicos y supuestamente científicos, como por ejemplo SETI (Silly Effort To Investigate), a menudo han aceptado estos sinsentidos sin ningún esfuerzo por llegar a la verdad. Es de esperar que la exposición de las MENTIRAS mostradas en este artículo haga que estos protectores del público puedan hacer su trabajo: buscar y presentar la verdad.

Stanton Friedman mostrando la portada del periódico “Los Angeles Herald Express” de 1947 en donde se puede apreciar un titular bastante interesante que indica el comienzo de una campaña de encubrimiento del tema OVNI por parte del gobierno de EE.UU.

Fondo

Por muchos años, una buena parte del enfoque de la ufología seria ha estado en el encubrimiento gubernamental de la información OVNI. Puedo garantizar carcajadas en mis discursos cuando muestro la declaración jurada consistente en la justificación de mantener en secreto 156 documentos sobre OVNIs. Se trata de un documento legal clasificado como TOP SECRET UMBRA, en respuesta a una petición FOIA (Freedom of Information Act) de liberación de documentos OVNI por parte de CAUS (Citizens Against UFO Secrecy). Inicialmente, el documento fue mostrado públicamente con un 75% de su texto tachado con negro (ilegible). Página tras página, no se podía leer prácticamente nada en tal documento. Esto funcionó bien en televisión, dado que nadie necesitaba leer nada para entender la situación. También usualmente he citado la respuesta del 18 de noviembre de 1989 del Juez Federal Gerhart A. Gesell, a quien no le fue permitido ver ninguno de los documentos en discusión. Su comentario en el fallo fue el siguiente: “El interés público en el acceso a tales documentos es superado ampliamente por la naturaleza sensible de los archivos y el obvio efecto en la seguridad nacional que su liberación podría provocar”. La Corte de Apelaciones Federal concordó con el Juez y la Corte Suprema no quiso tomar el caso. Cerca de 1997, la NSA decidió que debido a la nueva orden ejecutiva 12598, que hacía mucho más difícil que se mantuvieran en secreto documentos que tuvieran más de 20 años de antigüedad, se liberaría una versión mucho menos censurada del documento con solamente un 20% del texto borroneado. Además, “liberaron” los 156 documentos.

Lamentablemente, utilizaron pintura blanca para tachar todo el texto, exceptuando una o dos líneas por cada página. Los textos completamente tachados con blanco no tienen el mismo impacto televisivo que los textos completamente tachados con negro. Un buen número de ufólogos me hicieron en aquel entonces pasar un mal rato al decir que ahora estaba claro que no había encubrimiento de la información OVNI. Ellos admitieron a regañadientes que uno tampoco podía leer lo que había tras lo tachado con color blanco. Sin embargo, insistieron en que todo lo que estaba tachado era sobre métodos y fuentes, los cuales no podían entregarse por ley. También tomaron nota del hecho de que algunas líneas a menudo decían “(Probablemente un Globo)” después de la mención de OVNI. Todo esto parece ser altamente inverosímil, considerando que el trabajo de la NSA es monitorear comunicaciones militares foráneas. ¿Por qué el material estaba archivado bajo el rotulo de OVNI si no había nada sustancial en ellos? [*1] También debo mencionar que he hablado con varios ex-funcionarios de la NSA, quienes me han dicho que a menudo habían interceptado reportes OVNI de pilotos extranjeros.

*1 NOTA DEL TRADUCTOR DE MYSTERY PLANET: ¿Y por qué el Juez Gesell iba a entregar su comentario arriba citado si no hubiera nada sustancial en los archivos tachados?

Otro aspecto importante del encubrimiento del tema OVNI es la declaración del 20 de octubre de 1969 del Brigadier de la USAF General Carroll Bolender, al revisar el Proyecto Libro Azul, con el cual él no había tenido conexión previamente. Lo que dijo fue: “Por otra parte, los reportes de OVNIs que pudieran afectar a la seguridad nacional están hechos de acuerdo a JANAP 146 y al Manual de la Fuerza Aérea 55-11 y no son parte del sistema Libro Azul”. Dos párrafos después Bolender dice: “Sin embargo, como ya se ha dicho, los reportes que pudieran afectar a la seguridad nacional continuarían siendo manejados a través de los procedimientos estándares diseñados para tal propósito”. Hablé con Bolender y me quedó claro el hecho de que él entendía la diferencia entre los reportes por civiles y aquellos que podían afectar a la seguridad nacional. El Proyecto Libro Azul ni siquiera estaba en la lista de distribución de información sobre avistamientos reportados bajo la guía JANAP-146 o el manual 55-11. Recuerdo bien la frustración expresada por el científico consultor del proyecto Libro Azul Dr. Joseph Allen Hynek cuando le hablé en el Simposio de la Costa Oeste de MUFON, en 1979, sobre el memorándum de Bolender. Hynek se sintió usado.

Pero si tales avistamientos no eran parte del Proyecto Libro Azul, ¿dónde se documentaban los casos importantes? ¿Por qué no nos han contado sobre ellos? ¿Por qué la Fuerza Aérea de EEUU (USAF) siempre responde ante las preguntas sobre OVNIs refiriendo al proyecto Libro Azul y al hecho de que éste fue cerrado en 1969? He escuchado, por ejemplo, de platillos voladores siendo observados bajando en la pista de la Base Estratégica de la Fuerza Aérea. Desafortunadamente, mis informantes no proveen documentos clasificados. Hay testimonios, pero no pruebas. Tengo que admitir que también es verdad que se han encontrado muchos avistamientos dentro del Proyecto Libro Azul que fueron despreciados por éste y, luego de una mayor investigación, se convirtieron en casos significativos. El Dr. James McDonald habló de algunos de estos casos en su testimonio ante el congreso (Ref 1.). Brad Sparks y Jan Aldrich también han estado trabajando en este tipo de casos. Los manuales para pilotos de la USAF aun tienen instrucciones para reportar OVNIs a pesar de que la USAF todavía sigue diciendo que no tiene interés en los OVNIs.

En este artículo trato de proveer numerosos ejemplos de MENTIRAS flagrantes de varias agencias gubernamentales e individuos acerca de los OVNIs.

Mentiras Sobre Roswell

Las mentiras en torno al caso de la recuperación de un platillo volador cerca de Roswell, Nuevo México, en julio de 1947, se han vertido por 58 años. Los periódicos vespertinos a lo largo de EEUU, desde el oeste de Chicago, el 8 de julio de 1947, declararon en los titulares de sus portadas que el gobierno había recuperado un platillo volador en un rancho fuera de Roswell. Que el encubrimiento surtió efecto rápidamente quedó demostrado por el hecho de que la tarde del mismo día apareció en primera plana del periódico Los Angeles Herald Express el siguiente titular: “El Ejército encuentra platillo volador”. En letras más pequeñas en la siguiente línea la MENTIRA estaba dicha: “General cree que es un artilugio atmosférico de radar”. En horas más tempranas, los periódicos del Este de California solamente tenían la parte de la historia que aludía al hallazgo del platillo volador. Solo unas pocas horas después del comunicado de prensa en Roswell anunciando el encuentro, el Brigadier General Roger Ramey, Comandante de la Octava Base de la Fuerza Aérea ubicada en el Campo Aéreo de Forth Worth en Texas, le MENTÍA a la prensa y al público diciendo que lo encontrado era nada más que un reflector de radar combinado con un globo. Se tomaron fotos en su oficina mostrando los falsos restos, los cuales no calzaban en absoluto con las descripciones hechas por el Mayor Jesse Marcel, quien había recuperado una pequeña parte de los restos que habían sido localizados por el ranchero Mac Brazel durante la ‘última semana’, de acuerdo con las noticias del 8 de julio. Ramey realmente tuvo chutzpah [*2], dado que en una de las fotografías estaba sosteniendo un trozo de papel en su mano con un texto en el mismo, texto que el Dr. David Rudiak ha descifrado encontrando frases tales como “las víctimas del estrellamiento” (“victims of the wreck”).

*2 NOTA DEL TRADUCTOR DE MYSTERY PLANET: “Chutzpah” (del hebreo: “khutzpah”) significa descaro, insolencia, desvergüenza. Ejemplo de chutzpah: un chico que mató a sus padres pide clemencia en la corte porque es un huérfano.

El 9 de julio, la Fuerza Aérea solidificó la MENTIRA acerca del artilugio de radar de un globo atmosférico lanzando uno de aquellos dispositivos para cobertura de la prensa sobre el campo Aéreo de Alamogordo. La portada del periódico “Alamogordo News” del 10 de julio cubría la noticia con tres fotografías y el titular: “La Fantasía de los ‘Platillos Voladores’ Explicada Aquí”. Había un artículo extenso en la portada del periódico. El artículo fue aceptado a pesar de que era perfectamente obvio que los globos atmosféricos no podían explicar todos los avistamientos de objetos viajando a altas velocidades, tales como los observados por Kenneth Arnold el 24 de junio.

A la izquierda, el general Ramey sosteniendo el papel que, de acuerdo al análisis del Dr. Rudiak, es un memorando que contiene la frase “las victimas del estrellamiento”. Los restos del globo mostrados en la foto son un montaje de la Fuerza Aérea. La USAF logró afianzar la falsa explicación de los globos de radar lanzando pomposamente un globo de radar ante la prensa el 9 de julio, sobre Alamogordo.
Detalle del Memorando.
Reconstrucción de fragmento de texto del Memorando que sostiene Ramey.
Reconstrucción de fragmento de texto del Memorando que sostiene Ramey.

No fue sino hasta 1994 cuando la USAF hizo una jugada anticipada en contra de la GAO (Oficina de Procuraduría General), la cual estaba buscando información sobre Roswell para el congresista Steven Schiff, admitiendo finalmente que habían MENTIDO acerca de la explicación del radar del globo atmosférico. En realidad, al admitir esa mentira, la USAF volvió a MENTIR en un reporte llamado: “Reporte Roswell, Verdad vs. Ficción en el Desierto de Nuevo México” (Ref 2.) escrito por el Coronel Richard Weaver (él proveyó la ficción). Weaver afirmó que lo del incidente Roswell habían sido los restos de un tren de globos del proyecto ultrasecreto Mogul, hallados en junio 14 de 1947 por el ranchero Brazel. En primer lugar, el 14 de junio es difícilmente la última semana a contar desde el 8 de julio. En segundo lugar, las características de los restos descritos por los testigos no coinciden con los de los globos Mogul. Para estos últimos, el papel detrás de las hojuelas de aluminio podía ser fácilmente arrugado, las varillas de madera de balsa podían ser fácilmente rotas, cortadas o quemadas. Las varillas con forma de “I” descritas por Marcel no podían ser rotas, cortadas o quemadas. En tercer lugar, se afirmó que los símbolos inusuales descritos por el Dr. Jesse Marcel eran de una cinta de una fábrica de juguetes utilizada para mantener juntos los blancos del radar. ¿No es sorprendente que la USAF aun no sea capaz de mostrar una fotografía o dibujo de tal cinta, ni que tampoco tales símbolos sean visibles en las fotografías de alta resolución tomadas en la oficina de Ramey?

En cuarto lugar, el Coronel Richard Weaver de la USAF, un especialista en desinformación, en su enorme y groseramente engañador reporte (Ref. 2), incluía una MENTIRA dicha por el Oficial de Contra-Inteligencia Coronel Sheridan Cavitt, afirmando que “El área donde estaban esparcidos los restos era muy pequeña, cerca de 20 pies cuadrados, y el material estaba esparcido en el suelo, pero no había señales de devastación o de cráteres que indicaran impacto. Recuerdo haber reconocido tales materiales como siendo consistentes con un globo atmosférico. Nosotros reunimos algo de estos materiales, los cuales hubieran cabido fácilmente en un vehículo”. Cavitt también MINTIÓ cuando dijo que no se había encontrado con el ranchero. En realidad, la única manera en que él y Jesse Marcel pudieron haber encontrado el sitio del estrellamiento hubiera sido siguiendo al ranchero. Además, Jesse Marcel indicó que Brazel les había dado una lata de frijoles y que ellos pasaron la noche en sus sacos de dormir. Considerando que un tren de globos Mogul consiste en 20-25 globos atmosféricos estándar de neopreno atados con cuerda a intervalos de 20 pies, con paquetes de balasto, transmisores de radio y boyas sonares (sonobuoys), y esparcidos a lo largo de 500 pies, hubiera sido imposible de ingresar en un vehículo. Si la descripción de Cavitt hubiera sido correcta, no hubiese habido ninguna razón para que ellos hubiesen seguido al ranchero Brazel durante el largo trayecto a través del campo. Los escombros tendrían que haber cabido todos en la camioneta de Brazel y hubieran sido dejados en el pueblo. La razón por la cual Marcel fue al campo es que no había nada de convencional en lo que se había traído en un principio, y también porque Brazel había dicho que los restos cubrían un área de cientos de pies de ancho por tres cuartos de milla de largo y sus ovejas no podían cruzar el campo de restos. Hay que recordar que Brazel había encontrado globos atmosféricos con anterioridad y que había escuchado el 5 de julio en Corona acerca de platillos voladores y de una recompensa por recuperar alguno. También es interesante notar que Weaver también cita muchas frases del periódico Roswell Daily Record del 9 de julio de una nueva versión de la historia de Brazel en la que se dice: “Molesto ranchero que localizó ‘el platillo’ lamenta haber hablado sobre su hallazgo”, pero Weaver omite mencionar el comentario final de Brazel: “Estoy seguro de que lo que encontré no era ningún globo de observación atmosférica”.

Clic para ampliar.
Clic para ampliar.
Clic para ampliar.
Clic para ampliar.
Algunos ejemplos de la campaña de debunkeo y encubrimiento del tema OVNI. Hacer clic en cada imagen para ver en tamaño completo.

Weaver también dejó fuera el comentario en el artículo que decía que los restos cubrían un área de 200 yardas de diámetro, o sea una superficie 1000 veces más grande de lo que afirmó Cavitt. Nadie mencionó que los globos de neopreno dejados al aire caliente de Nuevo México se vuelven polvo en un par de semanas [*3]. En quinto lugar las muchas afirmaciones de la Fuerza Aérea acerca de cuan clasificado era el proyecto Mogul son MENTIRAS. Los resultados que mostraban que se habían captado ondas sonoras provenientes de una explosión nuclear soviética con ayuda de los trenes de globos de altura constante hubieran sido efectivamente TOP SECRET. Pero el equipamiento correspondía a globos estándares y convencionales, sonobuoys, etc. Algunos lanzamientos fueron dejados caer en el desierto, sin ningún equipo de personas o de avión de rescate. El nivel del personal que trabajaba en estos globos realizaba una labor que era considerada solamente como “Confidencial” (no TOP SECRET) de acuerdo con un memorando de junio de 1946 de los Archivos Nacionales (de EEUU).

*3 NOTA DEL TRADUCTOR: del 14 de junio al 8 de julio hay más de dos semanas.

Otra MENTIRA de Weaver fue su absurda afirmación: “En 1978, un artículo apareció en un periódico tabloide, el National Inquirer [sic], el cual reportaba que el oficial de inteligencia retirado, Marcel, afirmaba haber recuperado restos de un OVNI cerca de Roswell en 1947. También en 1978, un investigador OVNI, Stanton Friedman, se reunió con Marcel y comenzó a investigar las afirmaciones de que el material manipulado por Marcel haya sido de un OVNI estrellado”

Esta frase busca tabloidizar toda la historia. Después de todo, ¿cómo hubiera podido el Enquirer saber sobre la historia si Marcel no se la hubiera llevado en primer lugar? ¿De qué otro lugar podría sacar un investigador OVNI (no digamos científico) sus iniciativas, que no sea de los tabloides? Weaver termina con otra MENTIRA: “Similarmente, dos autores, William Moore y Charles Berlitz, también comenzaron a investigar, lo cual les llevó a publicar el libro ‘El Incidente Roswell’ en 1980”. Uno podría pensar que no había conexión entre mi persona y Berlitz y Moore, quienes debieron haber tomado su iniciativa a partir del Enquirer.

La verdad de todo el asunto es que el artículo del Enquirer, hecho por Bob Pratt, apareció en 1980 y no en 1978. Le di la información de contacto de Jesse a Bob porque Bill Moore y yo ya habíamos hablado con 62 testigos acerca del caso Roswell y el libro “El Incidente Roswell” de Bill y Charles Berlitz, del cual Bill y yo habíamos hecho el 90% de la investigación, ya estaba a punto de publicarse. Previamente, yo había conocido a Bob en los simposios de la MUFON y leído un buen número de sus artículos. Lo de Bob era por lejos mucho más acertado que los artículos de OVNIs que había visto en el New York Times y en el Washington Post. Bob también sirvió como enlace entre el National Enquirer y su panel de 5 profesionales, incluyendo al Dr. J. Allen Hynek, el Dr. James Harder, el Dr. Leo Sprinkle, y el ingeniero aeroespacial John Schuessler, ahora director internacional de MUFON.

Weaver volvió a MENTIR cuando supuestamente citó de un memorando del FBI de julio de 1947 sobre el estrellamiento: “El objeto encontrado parece ser un globo atmosférico de altitud con un reflector de radar (…) disco y globo siendo transportados…”. El resto de la frase después de “reflector de radar”’ fue intencionalmente omitida por Weaver dado que, a pesar del gran tamaño de su informe, no se incluye el memorando completo. La parte omitida posterior a “reflector de radar” es: “pero esa conversación telefónica entre su oficina y Wright Field no apoyaron esta creencia”. Esto último revierte la falsa afirmación de Weaver.

Weaver también MINTIÓ cuando dijo en su Volumen que ésta sería la última palabra oficial acerca de Roswell. En realidad, el 24 de junio de 1997, su asistente, el capitán James McAndrew, lanzó el Volumen 2: “El Reporte Roswell, Caso Cerrado”. McAndrew MINTIÓ al decir que los pequeños cuerpos alienígenas que los testigos de Roswell habían supuestamente visto eran, gracias a su “investigación a fondo”, maniquíes de pruebas de choques (crash test dummies) tirados por la USAF sobre todo el Estado de Nuevo México. McAndrew incluye tres veces un mapa llamado “Lugares de Lanzamiento y Aterrizaje de Maniquíes Antropomorfos”. El mapa muestra los sectores del campo con restos y las planicies de San Agustín, y un número de lugares donde cayeron maniquíes, de los cuales ninguno estaba cerca del lugar de estrellamiento. Más aun, Corona ni siquiera está en el mapa. Una fotografía en el reporte muestra al oficial Raymond A. Madson con Sierra Sam, uno de los infames maniquíes de pruebas de choques. Me las arreglé para localizar a Madson, quien estuvo a cargo del programa. Él notó dos hechos importantes que descartan la teoría de los maniquíes:

Sierra Sam. 1. Los maniquíes tenían que tener mínimo 1.80 m de altura y pesar 78 kg para ser valederos.
2. Ningún maniquí se lanzó antes de 1953.

Cuando el anuncio fue hecho en una conferencia de prensa sobre los maniquíes en 1997, fue mencionado que el estrellamiento había ocurrido en 1947 y no en 1953, entonces el oficial dijo que “las memorias de los testigos eran falibles”. Esta es una de las mentiras más sórdidas en torno al caso. ¿Quizá la USAF inventó el viaje al pasado para los maniquíes? Otra MENTIRA fue que el piloto Joseph Kittinger era el responsable de las historias que yo había escuchado acerca de un asqueroso oficial pelirrojo en el hospital de la Base de Roswell. ¡Pero Joseph Kittinger estuvo allí en el año 1959!

McAndrew también MINTIÓ cuando dijo que Don Berliner y yo habíamos hablado mal de los expertos en globos Duke Gildenberg y Charles Moore cuando los entrevistamos por separado en Socorro durante un viaje de investigación. Esto fue una MENTIRA descarada. Don y yo acordamos después de los encuentros que ninguno de los dos expertos parecía saber nada sobre Roswell, excepto lo que aparecía en el artículo del 9 de julio del periódico Daily Record. Fuimos corteses y amistosos con ambos.

Weaver también MINTIÓ en una carta del 11 de abril de 1994 enviada al investigador Nick Redfern, quien en aquel momento vivía en Inglaterra, diciendo: “Yo puedo declarar que la Fuerza Aérea considera que los MJ-12 (tanto el grupo como los supuestos documentos) son falsos”. Cuando yo y Nick Redfern hicimos una petición FOIA en búsqueda de algún memorando, carta, documento, etc. que fundamentase esta conclusión, la respuesta fue: “No tenemos nada en respuesta a su petición”. Yo apelé a esta última respuesta y de nuevo me dijeron que no tenían nada. Por lo tanto, teníamos una afirmación pretenciosa (MENTIRA), respaldada por nada. Desafortunadamente, el FBI aceptó la MENTIRA e incluso reimprimió en su sitio web los documentos MJ-12 idénticos a los de Weaver con la palabra FALSO (bogus) en cada página.

Weaver, quien parecía estar ansioso de MENTIR en cualquier oportunidad, no fue el único que MINTIÓ acerca de los documentos MJ-12. Probablemente de una forma inocente, los Archivos Nacionales lanzaron una carta el 9 de mayo de 1988 diciendo: “El director de la Oficina de Liberación de Información en el Consejo de Seguridad Nacional (NCS) nos informó que ‘TOP SECRET RESTRICTED’ (TSR) es una marca que no se utilizó por el NSC sino hasta la administración de Nixon (1969-1974). La Biblioteca Presidencial de Eisenhower también confirma que esta marca particular no fue usada durante la Administración de Eisenhower”. Ambas afirmaciones citadas son falsas. La marca “TSR” es usada en el Cutler-Twining Memo. A continuación, una cita extraída del volumen publicado por la Oficina de Procuraduría General (GAO), reportando sus esfuerzos por encontrar documentos relacionados con Roswell para el congresista Steven Schiff: “Diciembre 7, 1994… registros revisados pertenecientes a requerimientos de energía atómica, armas y ciertas misiones de la Fuerza Aérea. Estos archivos son clasificados hasta TOP SECRET inclusive, ... el periodo cubierto por estos registros era de los años 1948-1956. No había mención del incidente Roswell ... En varias ocasiones notamos que era usada la clasificación ‘Top Secret Restricted’. Esto es mencionado porque en pasadas referencias a esta clasificación (refiriéndose a MJ-12) nos fue dicho que esta marca no se había utilizado durante este periodo”.

La Biblioteca del Presidente Eisenhower también MINTIÓ (de nuevo, en forma inocente) cuando declaró que todas las copias de carbón de los memorandos de Robert Cutler eran hechas en papel cebolla con un águila como marca de agua. Esta afirmación fue cambiada después de que yo le mostré a un archivista un cierto número de copias de carbón hechas en papel cebolla de distinto tipo. El Memorando Cutler-Twining del 14 de julio de 1954 fue hecho en papel cebolla de dictado, el cual fue manufacturado en pequeños lotes en el periodo comprendido entre principios de los 1950s y principios de 1970s. He discutido los documentos MJ-12 en las referencias 3 y 4.


Mentiras Sobre el Proyecto Libro Azul

Mucho menos inocente fue la MENTIRA dicha por el secretario de la USAF, Donald Quarles, el 25 de octubre de 1955, como fue citado en una conferencia de prensa oficial que trataba sobre un importante estudio concerniente a los OVNIs. Quarles afirmó: “En base a este estudio, creemos que objetos tales como los popularmente llamados platillos voladores no han sobrevolado los EEUU. Tengo la certeza de que aun el 3% de desconocidos pudo haber sido explicado como fenómenos convencionales o ilusiones si se hubiera obtenido una información observacional más completa”. Es fácil demostrar que ambas afirmaciones (3% de desconocidos, información observacional incompleta) son MENTIRAS descaradas mediante la siguiente tabla que posee información sacada del mismo estudio en cuestión, cuyo nombre no fue dado a conocer en la conferencia de prensa (Reporte Especial Nº 14 del Proyecto Libro Azul , Ref 5), ni tampoco fue distribuido, a pesar de que la conferencia de prensa recibió amplia cobertura.

Tabla 1: Categorización de los avistamientos de OVNIs. Entregado por el Reporte Especial 14 del Proyecto Libro Azul
TODOS LOS AVISTAMIENTOS
Designación Número Porcentaje
Globo 450 14.0%
Fenómeno Astronómico 817 25.5
Avión 642 20.2
Misceláneo 257 8.0
Manifestación psicológica 48 1.5
Información insuficiente 298 9.3
DESCONOCIDOS 689 21.5
Totales:
3.201 100.0%

Hay que notar que los desconocidos, en lugar de sumar un 3% de los 3201 avistamientos involucrados, componen un 21.5% y que existe una categoría completamente distinta denominada “INFORMACIÓN INSUFICIENTE”.

Las definiciones son las siguientes:

DESCONOCIDO — Esta designación en el código de identificación fue asignada a aquellos reportes donde la descripción del objeto y sus maniobras no pudieron ajustarse a ningún patrón de ningún objeto o fenómeno conocido.

INFORMACIÓN INSUFICIENTE — Esta categoría de identificación fue asignada a un reporte cuando después de una consideración final había algún punto de información esencial que no estaba disponible. Se enfatizó que esta categoría no fue usada como una forma de disponer de lo que podrían llamarse ‘desconocidos pobres’.

Aquí está la distribución en cuanto a calidad de los mismos 3201 avistamientos. Hay que notar específicamente que a mejor calidad del avistamiento es MÁS probable que éste sea listado como un DESCONOCIDO. Una comparación estadística entre CONOCIDOS y DESCONOCIDOS mostró que la probabilidad de que los DESCONOCIDOS fueran nada más que CONOCIDOS mal interpretados era menor a un 1%.

Tabla 2: Evaluación de la calidad de los avistamientos OVNI. Entregado por el Reporte Especial 14 del Proyecto Libro Azul
Calidad
TODOS LOS AVISTAMIENTOS
Avistamientos
Desconocidos
Info. Insuficiente
# % # % # %
Excelente 308 9.6% 108 35.1% 12 3.9%
Buena 1.070 33.4 282 26.4 33 3.1
Dudosa 1.298 40.5 203 15.6 150 11.6
Pobre 525 16.4 96 18.3 103 19.6
Total:
3.201 100% 689 21.5% 298 9.3%

Cabe destacar que la conferencia de prensa no solamente NO mencionaba el título del informe (de haberlo dicho, seguramente algún reportero hubiera preguntado qué pasó con los otros 13 reportes) sino que además no mencionaba quién había hecho la investigación, a saber: el Battelle Memorial Institute (una organización muy respetada de investigación y desarrollo) en Columbus, Ohio. Aparentemente, la prensa nunca preguntó sobre el título o la organización. Sorprendentemente, el resumen de tres páginas que fue entregado en la conferencia de prensa no daba información alguna acerca de los más de 240 gráficos, tablas y mapas que hay en el estudio. Aquí había un “Watergate Cósmico” totalmente ignorado por los medios de prensa.

Otra MENTIRA sobre OVNIs típica del gobierno fue proferida por el Dr. Donald Menzel, un profesor de astronomía en Harvard. Sin embargo, yo descubrí en sus papeles en los archivos de Harvard (después de recibir el permiso requerido de tres diferentes personas) que Menzel tenía una autorización para manejo de asuntos “TOP SECRET Ultra” de la CIA y que poseía una historia muy larga de trabajo con la NSA (National Security Agency), la CIA y muchas otras compañías. Menzel dijo en la revista Physics Today: “Todos los avistamientos no explicados provienen de observadores de pobre confiabilidad”. Menzel se estaba ganando su sueldo como miembro del grupo MJ-12.

También debo señalar que los subsecuentes comunicados de prensa del Proyecto Libro Azul de la USAF, MINTIERON consistentemente utilizando la ladina táctica de no incluir aquellos casos que aun estuvieran bajo investigación al final del año en su listado anual, y también decidiendo arbitrariamente que los DESCONOCIDOS que tuvieran un solo testigo serían adjudicados a la categoría de Información Insuficiente, no importando cuan competente fuera el testigo. Obviamente los avistamientos que aun están en investigación hacia postrimerías de año son más factibles de ser considerados inexplicables que aquellos que fueron identificados rápida y fácilmente. Además, el testimonio de solamente un testigo ha sido usado para dar pena de muerte a un asesino convicto. Cuando los números son expuestos en las tablas, nuevamente el porcentaje de DESCONOCIDOS estaba alrededor del 20%. Cualquier investigador que estuviera buscando una cura para el cáncer estaría encantado si el 20% de las drogas sometidas a prueba fueran más beneficiosas que perniciosas. Cualquier persona con cáncer estaría probablemente satisfecha si tan solo una droga funcionara.

Nótese además el arriba mencionado comentario del General Bolender acerca de aquellos avistamientos que pudieran afectar a la seguridad nacional, y que no formaban parte del sistema del Proyecto Libro Azul.

Más mentiras de la Fuerza Aérea

A continuación hay tres proclamaciones de una carta del 25 de agosto de 1993 del Teniente Coronel Thomas W. Shubert, Oficina de Asuntos Legislativos, División de Investigaciones del Congreso, al senador Patty Murray (del Estado de Washington), quien había preguntado por los OVNIs y por Roswell para un constituyente. La carta completa y mi refutación de 5 páginas están en mi libro TOP SECRET MAJIC (Ref. 6). El mismo lenguaje (y MENTIRAS) han sido usados desde 1969.

MENTIRA 1: “Ningún OVNI reportado, investigado y evaluado por la Fuerza Aérea ha dado alguna vez indicación de ser una amenaza para la Seguridad Nacional”

Recordemos de nuevo las afirmaciones de Bolender acerca de avistamientos que podrían afectar a la Seguridad Nacional. Más aun, nótese que aun si las tres funciones mencionadas hubieran sido llevadas a cabo por alguien más, por ejemplo la CIA, DIA, NSA, NRO, MAJESTIC 12, etc., la afirmación de Shubert sería verdadera pero totalmente insignificante. Algunos recortes de periódicos de 1952 recientemente obtenidos indican claramente que los OVNIs eran efectivamente considerados una amenaza a la seguridad nacional. Frank Feschino Jr. (Autor del libro: “The Braxton County Monster: Coverup of the Flatwoods Monster Revealed”, para el cual yo escribí el prólogo y el epílogo —Ref. 7, 2004) y yo hemos estado buscando a través de volúmenes de viejas fuentes tales como The UFO Evidence, libros de Donald Keyhoe y H. Wilkins, los casos no explicados del Proyecto Libro Azul, y las colecciones de recortes periodísticos de investigadores tan sobresalientes como el Dr. David Rudiak y Barry Greenwood. Hemos encontrado titulares tales como: “La Fuerza Aérea ordena a sus pilotos de Jets a derribar a los Platillos Voladores si éstos se niegan a aterrizar”. El Teniente Coronel Moncel Monte, un oficial de información de la Fuerza Aérea es citado: “Los pilotos de Jets han sido y están siendo instruidos para investigar los objetos no identificados y para derribarlos si es que no pueden persuadirlos de que aterricen” [Seattle Post Intelligencer, julio 29, 1952, página 1]. Aquí hay otra: “Los Jets tienen órdenes de derribar a los discos voladores” [Fall River, Massachussets, Herald News, julio 29, 1952]… “Los pilotos de Jets están operando bajo una alerta de 24 horas para desafiar a los misteriosos objetos y para derribarlos si éstos ignoran las ordenes a aterrizar”. Me interesó particularmente un texto del periódico Louisville Courier, julio 30, 1952, en el cual el General Mayor Roger Ramey (el mismo hombre conectado con Roswell), ahora segundo jefe de la Junta de operaciones de la Fuerza Aérea, “dijo en la conferencia de prensa que los aviones interceptores habían hecho persecuciones en cientos de ocasiones en que se reportaban OVNIs. Mencionó que solo era un procedimiento estándar”.

Normalmente los aviones no son enviados a perseguir y derribar objetos desconocidos en el cielo a menos que los desconocidos sean considerados una amenaza a la seguridad nacional. Alguna gente ha dudado que hubiera duelos entre OVNIs y nuestros aviones interceptores, tal como Frank sugirió en su libro. Nosotros hemos encontrado muchos ejemplos de exactamente este tipo de casos. A lo largo de los años he escuchado seis relatos de casos en que ha habido más aviones yendo tras un OVNI que regresando de la persecución. Creo que encontraremos muchos más, especialmente después de notar cuantos accidentes de aviones militares hubo en el periodo 1951-1954 y cuantos aviones se estrellaron o desaparecieron en misiones de “entrenamiento de rutina”. Algunos pilotos habían volado en más de cien misiones de combate en Corea o durante la Segunda Guerra Mundial.

También es bueno señalar que aunque los pingüinos en la Antártida definitivamente no son ninguna amenaza a la seguridad de los EEUU, tales pingüinos son ciertamente reales.

2. La segunda afirmación del Coronel Shubert, otra MENTIRA, fue: “No ha habido evidencia enviada a Fuerza Aérea, o descubierta por ésta, de que los avistamientos catalogados como “NO IDENTIFICADOS” representaran desarrollos tecnológicos o principios que estuvieran mas allá del conocimiento científico de hoy en día”. Dicho de otra forma; nosotros podríamos imaginarnos todo tipo de tecnologías tales como la habilidad de usar un aparato magnetohidrodinámico para hacer giros en ángulo recto, moverse horizontalmente a altas velocidades y flotar en el aire. La verdad es que aún no hemos podido lograr esos adelantos.

¿Y que tal si la evidencia ha sido enviada a Majestic 12 o a la CIA, DIA, NRO, NSA en vez de a la Fuerza Aérea?

Más aún, el uso de cohetes a fusión para viajes interestelares no está más allá del rango de nuestro conocimiento. Trabajé en cohetes de fusión en Aerojet General Nucleonics a principios de los 1960s. Hasta donde yo sé, aun no hemos construido ningún sistema a tamaño completo. Hemos operado un número de cohetes a fisión nuclear similares, por ejemplo, al cohete nuclear NRX A-6 construido por el laboratorio Astronuclear Westinghouse en 1968 y en el cual yo trabajé. Pienso que aun no hemos operado ninguno en el espacio.

Por supuesto, las afirmaciones del Coronel Shubert también ignoran las características muy especiales de los restos encontrados en el estrellamiento de Roswell. Restos metálicos extraordinariamente livianos y fuertes, papel aluminizado que podía ser doblado muchas veces y se volvería a abrir sin presentar arrugas, y que no podía romperse.

3. La tercera MENTIRA del coronel Shubert al senador Murray: “No ha habido evidencia que indique que los avistamientos catalogados como no identificados sean vehículos extraterrestres” ¿De veras? ¿De manera que objetos manufacturados volando bajo un control inteligente desarrollando maniobras extraordinarias como las observadas en todo el mundo tanto en el aire como en el suelo (como ha sido notado por el investigador Ted Phillips quien listó más de 3000 casos de aterrizajes con huellas físicas en el suelo en 90 países) no son de origen extraterrestre? ¿Qué tal si se catalogan como naves interestelares alienígenas? ¿Qué puede decirse de los restos y los cuerpos recuperados en Nuevo México en julio de 1947 como fue descrito en el libro “Crash at Corona”? (Ref 8.). ¿Pudimos nosotros los terrícolas en 1947 tener la capacidad real de construir artefactos con las inusuales características descritas por el ranchero Brazel y el oficial de inteligencia para el único grupo con capacidad de lanzar una bomba atómica?

4. Otra falsa afirmación del coronel Shubert al senador Murray (que yo llamaría mentira o admisión de total ignorancia) fue cuando dijo: “No estamos al tanto de que algún departamento del gobierno, excepuando los Archivos Nacionales, posea registro alguno relativo a los OVNIs”. Supongo que está diciendo que ningún marino de la armada o piloto del ejército ha visto o perseguido OVNIs y que la NSA, CIA, FBI, etc., no tienen archivos OVNI. Supongo que la ignorancia es una bendición. El sitio web de John Greenewald llamado “Black Vault” contiene varios cientos de documentos OVNI de agencias distintas a la USAF tales como el FBI, la CIA, NSA, DIA, Departamento de Estado, etc.

Mentiras del FBI

Aquí hay una declaración (febrero 22, 1972) de J. Edgar Hoover, el jefe del FBI por largo tiempo: “La investigación de los OVNIs no es y nunca ha sido materia de jurisdicción investigativa del FBI”. Tal como fue notado en mi película “UFOs Are Real” y en el libro “UFO-FBI Connection” (Ref 9.) por el Dr. Bruce Maccabee, Hoover fue capaz de obtener más de 1600 páginas de archivos del FBI sobre los OVNIs en los 1970s. Nick Redfern en su libro “The FBI files: The FBI’s UFO Top Secrets Exposed” (Ref 10) también muestra en detalle el envolvimiento del FBI. Incluso el Coronel Weaver citó un texto del memorando del FBI sobre Roswell, a pesar que lo hizo de una manera muy engañosa. ¿Qué hay de la CIA? Realmente no está al tanto el Coronel Shubert de que existió un juicio en contra de la CIA por la organización CAUS (Citizens Against UFO Secrecy), y que desde los años 1970s en adelante tuvieron que mostrar 900 páginas de material sobre OVNIs (después de MENTIR diciendo que no tenían nada) y una lista de 57 documentos de varias otras agencias incluyendo el Departamento de Estado y la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA). De los documentos listados, 18 eran de la Agencia de Seguridad Nacional, la cual después de un considerable forcejeo con las cortes “liberó” 160 de sus propios documentos. Estos documentos estaban enteramente borroneados con tinta blanca.

Hay también una historia divertida acerca del FBI y los OVNIs. Yo escribí en 1968 a la CIA y al FBI, bajo el Acta de Liberación de Información y el Acta de Privacidad, para pedir todos y cada uno de los documentos que tuvieran acerca de mí. Entregué mi nombre completo: Stanton Terry Friedman, fecha y lugar de nacimiento, el hecho de que yo tuviera una autorización de seguridad tipo “Q” desde 1956 hasta 1970, etc. Yo sé gracias a conversaciones con amigos que fueron interrogados por el FBI por lo de mi autorización y sus renovaciones 5 y 10 años después, que el FBI había llevado a cabo las investigaciones. Sin embargo, el FBI me escribió diciendo que ellos no tenían ningún archivo sobre mí. Una MENTIRA. Luego la CIA respondió que todo lo que ellos tenían era un chequeo negativo de nombres requerido por el FBI y me dieron el número de archivo. Envié al FBI una copia de la pequeña respuesta de la CIA y pedí que chequearan nuevamente sus archivos. Respondieron que ellos en realidad tenían un archivo, pero que éste era clasificado. Pregunté cuán grande era el archivo y cuál era su nivel de clasificación (dudo que haya sido TOP SECRET RESTRICTED como el Cutler-Twining Memo). Respondieron diciendo que tanto el tamaño como el nivel de clasificación de mi archivo eran clasificados. Eventualmente, Larry Bryant, con mi permiso, fue capaz de conseguir una pequeña porción de mi archivo. Se indicaban los registros del pasaporte. ¡En un punto parecía como si ellos hubieran pensado que Stanton era el hermano de Terry! Es difícil de creer que sean tan incompetentes… solo arrogantes en creer que pueden hacer pasar sus MENTIRAS.

Las Mentiras de la CIA sobre los OVNIs

No es sorprendente que la CIA también haya MENTIDO. Cuando CAUS se acercó a la CIA para pedir documentos OVNI, la CIA dijo que el único envolvimiento con los OVNIs había sido el Panel Robertson de 1953 y que ellos no tenían otros documentos relacionados con los OVNIs. Las 900 páginas de documentos OVNI liberados (ninguno de los cuales tenía clasificación más alta que SECRET) demostró que habían MENTIDO. Cuando la NSA finalmente hizo una búsqueda ordenada por la corte, no solamente encontraron sus propios 160 documentos, sino que también encontraron 23 más de la CIA, la cual de alguna manera no los había encontrado en su propia búsqueda ordenada por la corte. En otras palabras la CIA le MINTIÓ a un juez de una corte federal. Me tomó 2 años obtener nueve de aquellos documentos (se supone que los requerimientos FOIA deben cumplirse en 10 días hábiles). Eran traducciones al inglés sin clasificar de artículos sobre OVNIs de periódicos europeos. Me tomó otros tres años una respuesta a una petición de conseguir 4 documentos OVNI fuertemente censurados de la CIA, clasificados TOP SECRET. En dos de aquellos documentos, uno podía leer solamente 8 palabras que no estaban tachadas con negro. Unas decían: “Negar totalmente”. Estoy convencido que la CIA también MINTIÓ cuando dijo que no tenían nada en respuesta a una petición FOIA que yo hice en relación a 4 informes de seguridad nacional entregados al presidente electo Dwight Eisenhower por el DCI Walter B. Smith entre noviembre 4 de 1952 y enero 9 de 1953. Yo había dado a la CIA fechas y horas de dos de los informes y una copia de la carta de Smith al presidente Truman describiendo que él había mantenido a Ike (Eisenhower) al tanto de materias de seguridad nacional. En respuesta a mi petición, la CIA dijo que no tenía nada. Es imposible para mi creer que no había ningún registro de informes de tan alto nivel, los cuales sabemos que existieron gracias a una carta encontrada en la Biblioteca del presidente Truman. Ellos MINTIERON.

Había también un buen número de MENTIRAS en el artículo del historiador de la CIA Gerald Haines de 1997, “El Rol de la CIA en el estudio de los OVNIs”. Por ejemplo, se afirma allí que los proyectos U-2 y Oxcart (avión espía) fueron responsables de más de la mitad de los avistamientos OVNI de finales de los años 1950s y 1960s. El Dr. Bruce Maccabee ha chequeado las estadísticas y no hubo incremento de avistamientos OVNI cuando comenzaron a volar estos proyectos. De seguro, estos aviones de gran altitud nunca fueron vistos como objetos redondos con capacidad de flotar, de moverse en línea recta hacia abajo y hacia arriba o hacer cambios de dirección en ángulo recto, todo sin hacer sonidos y sin motores externos o alas o con capacidad de aterrizar en forma vertical como muchos OVNIs si pueden hacer. Haines dijo que la primera oleada de OVNIs fue en 1947. En realidad, Suecia tuvo una oleada inmensa en 1946. Haines dijo que no hay documentos MJ-12 originales. MINTIÓ. El Memorandum de Cutler a Twining está en los Archivos Nacionales. Se ha dicho que 57 documentos OVNI fueron retenidos por causa de la seguridad nacional y debido a la reserva de los métodos y fuentes involucrados. MENTIRA. Fueron retenidos porque se originaron en otras agencias. Haines dice que “la mayoría de los científicos descartaron a los platillos voladores como una parte enigmática de los años 1950s y 1960s…” Pero no provee información que sustente tal afirmación. Encuestas hechas durante más de 30 años han mostrado que a mayor la educación es más fácil aceptar la realidad OVNI. Dos encuestas de ingenieros y científicos involucrados en actividades de investigación mostraron que más del 60% de aquellos que dieron una opinión expresaron la idea de que los OVNIs eran probablemente reales.

La Marina ha MENTIDO al decir que ellos no tienen información sobre OVNIs, aun después de que yo les envié un reporte OVNI que antes era TOP SECRET hecho por la Marina y la Fuerza Aérea. Lo encontraron interesante, ¡pero insistieron en que no tenían nada!

Una interesante MENTIRA ilustra la necesidad de un encubrimiento de información TOP SECRET en documentos de clasificación menor. El general de la USAF Nathan Twining era el oficial al mando del Comando Material Aéreo en julio de 1947. De acuerdo a su registro de vuelo, el cual encontré en sus papeles en la División de Manuscritos de la Biblioteca del Congreso, tal como fue confirmado por el registro de vuelo de su piloto, el cual me fue permitido copiar, Twining pasó la semana del 7 al 11 de julio de 1947 en Nuevo México y obviamente había sido asignado para examinar OVNIs. En su famosa carta del 23 de septiembre de 1947 al Comando General de las Fuerzas Armadas, declaró: “Debida consideración debe ser dada a lo siguiente…(2) La ausencia de evidencia física en la forma de restos recuperados de un estrellamiento, lo cual probaría indudablemente la existencia de estos objetos”.

Muchos han dicho que este texto prueba que no se encontraron restos de nave estrellada en Nuevo México en julio de 1947. Ellos ignoran el hecho de que esta carta era clasificada solamente como SECRET (y no TOP SECRET; recuerde aquellos documentos TOP SECRET de la NSA y la CIA mencionados arriba y también el Memorandum del FBI en que se afirma que tanto la Fuerza Aérea como la Marina consideraban el tema OVNI como TOP SECRET). Los documentos tipo TOP SECRET no pueden ser mencionados en los documentos tipo SECRET. Twining fue Jefe de la Junta de la Fuerza Aérea de EEUU y luego miembro de la Junta de Jefes. Ciertamente merecía su lugar en la junta Majestic 12 [*4].

*4 NOTA DEL TRADUCTOR: Además, la frase de Twining es altamente sospechosa pues en aquel momento histórico no existía ninguna creencia confirmada al respecto de los OVNIs, nadie sabía si realmente existían, o si eran ilusiones, más aun, nadie sospechaba que fueran extraterrestres. Por lo tanto, es sospechoso que Twining se haya pronunciado en forma tan segura sobre la negación de la existencia de un estrellamiento y de una recuperación de restos de un OVNI, siendo que aun no se sabía bien sobre qué eran los OVNI, o si éstos tenían siquiera la capacidad de estrellarse… ¡Estos antecedentes soportan la sospecha de que la citada frase de Twining haya sido una forma de desviar la atención de un estrellamiento que realmente ocurrió!

De ninguna manera pretendo mostrar que solamente los funcionarios u oficiales gubernamentales han mentido sobre los OVNIs. También los debunkers han hecho afirmaciones falsas. Un buen número de supuestos informantes también han mentido acerca de sus credenciales. Estos incluyen a Robert Scott Lazar, quien NO es un científico, NO obtuvo grados académicos en el MIT o Caltech, NO trabajó en Los Alamos (trabajó para un subcontratista), NO mostró como funcionaba un platillo volador, NO robo ningún elemento 114 o 115. Frank Kaufmann NO fue un testigo de Roswell. Guy Kirkwood, también conocido como Mel Noel, NO fue un piloto de la Fuerza Aérea que tomara fotos de un OVNI desde el aire. Michael Wolf Kruvant NO tenía ninguno de los seis grados académicos que afirmó tener, NO era un coronel/piloto de la Fuerza Aérea ni un consultor de MJ-12. El Teniente Coronel Philip Corso NO era un miembro del Consejo de Seguridad Nacional, etc.

Uno puede entender que se haya mentido para proteger la seguridad nacional, tal como se hizo después de la exitosa prueba de bomba atómica en Nuevo México el 16 de julio de 1945 con la excusa de que se trató de una maniobra para deshacerse de municiones. Pero con todas estas afirmaciones (falsas) de que los OVNIs no son una amenaza a la seguridad de EEUU, ¿cómo pueden aun seguir mintiendo? Si son una amenaza, ¿acaso no tenemos, como ciudadanos de una democracia, el legítimo derecho a saber qué está pasando? Por ejemplo, yo no quiero conocer información técnica como la que podría ser usada por Osama Bin Laden, por Irán o por Corea del Norte. Pero creo que es de extraordinaria importancia para el futuro de este planeta que reconozcamos que NO estamos solos. Todos en este planeta tenemos algo en común, tanto que odiamos admitirlo. Somos todos terrícolas. Es hora de que empecemos a actuar acorde a eso.

Stan Friedman

REFERENCIAS

1. McDonald, Dr. James E. “Statement on UFOs” Presented to Congressional Hearings, July 29, 1968, 71 pages, 41 cases. Available from UFORI, PO Box 958, Houlton, ME 04730-0958. $10.00 Includes S&H.

2. Weaver, Colonel Richard “The Roswell Report: Truth vs. Fiction in the New Mexico Desert” USAF, US Government Printing Office. 1994.

3. Friedman, Stanton T. “Majestic 12 Documents Update,” April 2004, 26 pages, $4.00 from UFORI.

4. Friedman, Stanton T. “Review of ‘Case MJ-12’ by Kevin Randle,” 28 pages, $4.00 from UFORI.

5. “Blue Book Special Report No. 14” by Battelle Mem. Inst. 1955, 260 pages, $25.00 from UFORI. Includes S&H.

6. Friedman, Stanton T. “TOP SECRET/MAJIC” Marlowe & Co., 1997, 271 + xiv pages. New Edition 9/05 with additional chapter. See http://www.stantonfriedman.com. $17.00 Includes S&H. Foreword by W. Strieber.

7. Feschino, Frank Jr. “The Braxton County Monster: Cover-up of the Flatwoods Monster Revealed.” 2004, 351 pages, over 70 Illustrations. Hardcover available from UFORI. $33.45 Includes S&H. Foreword and Epilogue by Stanton T. Friedman.

8. Friedman, Stanton T. and Berliner, Don “Crash at Corona: The Definitive Study of the Roswell Incident.” 2nd. Ed., Marlowe & Company, New York, 1997, 227 pages. $15.00 from UFORI. Includes S&H.

9. Maccabee, Dr. Bruce “UFO-FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up” Llewellyn Publications, St. Paul, MN 2000, 311 + xv pages. Foreword by Stanton T. Friedman.

10. Redfern, Nicholas “The F.B.I. Files: The FBI’s UFO TOP SECRETS EXPOSED” Simon & Schuster, 1998, 354 pages. Hardcover.

Artículo Original en Inglés: Government UFO Lies
Traducido al español por Mystery Planet

 
Publicar un comentario

SI TE GUSTA ESTE BLOG Y QUIERES CONTRIBUIR A SU MANTENIMIENTO, AYÚDANOS A CONSEGUIRLO

NWO Rough Cuts HQ - The Ultratumba

The Ultratumba


Email for bands

✠Facebook✠

Mylinks_facebook

Archivo del blog