martes, 19 de febrero de 2013

La enésima «resurrección» de Mehmet Ali Agca

El pistolero turco publica una nueva biografía con su última «revelación»: asegura ahora que atentó contra Juan Pablo II por orden del ayatolá Jomeini

En apariencia, lo que más desea Mehmet Ali Agca, el pistolero turco que en 1981 trató de atentar contra Juan Pablo II, es que el mundo no se olvide de él. Y por eso, cada poco tiempo, se saca algo de la manga. Su última ocurrencia ha sido la publicación de una nueva autobiografía: «Me prometieron el paraíso. Mi vida y la verdad sobre el atentado contra el Papa», en la que asegura que la orden de acabar con la vida del Pontífice se la dio nada menos que el ayatolá Jomeini.
Agca afirma que mantuvo una larga conversación con Jomeini, en la que éste le habría ordenado matar a Juan Pablo II, «el portavoz del diablo en la Tierra», un acto que sería «recompensado con el paraíso» por Alá. «Mata por él, mata al anticristo, mata sin piedad a Juan Pablo II y después quítate la vida para que la tentación de la traición no ofusque tu gesto», le habría asegurado el ayatolá, quien añadiría que «ese derramamiento de sangre será el preludio de la victoria del islam en todo el mundo».
Este encuentro habría tenido lugar en 1980, poco después del triunfo de la revolución iraní. En aquella época, Agca, un conocido sicario de la extrema derecha ultranacionalista turca, estaba desaparecido: un año antes se había fugado de una cárcel de Estambul, donde cumplía condena por el asesinato del periodista Abdi Ipekçi, editor del diario «Milliyet». Una huida que nunca ha sido investigada debidamente, puesto que se cree que contó con la connivencia de miembros de las fuerzas de seguridad que compartían la misma ideología.

Convertido al cristianismo

Las «revelaciones» no terminan ahí. El pistolero también ha dado su versión de la visita que el Pontífice le hizo en su celda, dos años después del atentado fallido. Según Agca, Juan Pablo II le preguntó quién había dado la orden de asesinarle. Tras haberle respondido que había sido un encargo de los nuevos líderes de la República Islámica de Irán, el Papa dijo: «Así como te he perdonado a ti, los perdono a ellos». El turco, además, asegura que su conversión al cristianismo se produjo a instancias de una carta que el líder vaticano le habría enviado posteriormente.
Una «verdad», en todo caso, más que dudosa. No sólo porque Ali Agca cambia su versión cada poco tiempo, sino porque el propio Vaticano no le otorga ninguna credibilidad. «No es cierto que Agca haya hablado con el Papa del ayatolá Jomeini y de Irán como autor intelectual del atentado durante la conversación en la cárcel, ni de una pista islámica. Tampoco es verdad que el Papa haya invitado a Agca a convertirse al cristianismo y que le haya escrito una carta», declaró el padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede.
Según este religioso, el turco ha dado «más de cien versiones diferentes» sobre las razones por las que trató de acabar con la vida de Juan Pablo II. La teoría más difundida es que fue un encargo del KGB, a través de los servicios secretos búlgaros. Pero más recientemente, Agca ha asegurado que fue un alto cargo vaticano quien dio la orden de eliminar a su rival Wojtyla.

Bloqueo informativo

Paradójicamente, en Turquía existe un pacto en los medios de comunicación para ignorar a Agca, el asesino confeso de un colega de profesión. El crimen de Abdi Ipekçi, del que este mes se han cumplido 34 años, nunca ha sido resuelto del todo (existen pruebas de balística que apuntan a la presencia de un segundo pistolero). Agca fue indultado en Italia en 2000 a petición de Juan Pablo II, pero fue arrestado a su regreso a Turquía por el asesinato de Ipekçi y otros delitos.
Tras cumplir su condena, salió de la cárcel en enero de 2010. Tras unas primeras declaraciones apocalípticas en las que aseguró que «el mundo entero será destruido durante este siglo» y se autoproclamó como el nuevo mesías que escribiría «la biblia perfecta», la prensa turca decidió hacerle el vacío. «No merecía más de 30 segundos en la TV y un breve en la prensa», aseguró entonces Ahmet Abakay, presidente de la Asociación de Periodistas Progresistas. Pero cuanto más le ignoran sus compatriotas, más estridentes se vuelven las declaraciones de Agca.
 
Publicar un comentario

SI TE GUSTA ESTE BLOG Y QUIERES CONTRIBUIR A SU MANTENIMIENTO, AYÚDANOS A CONSEGUIRLO

NWO Rough Cuts HQ - The Ultratumba

The Ultratumba


Email for bands

✠Facebook✠

Mylinks_facebook

Archivo del blog